Alimentación, Detox

¿Qué hay detrás de la comida sin gluten?

Mucha gente tiene la concepción errónea de que los productos sin gluten son una elección más sana que aquellos que están elaborados con trigo. Esto es otro ejemplo de la mala combinación que pueden llegar a ser el marketing, los medios y la ciencia.

Como informó recientemente el New York Times, un estudio publicado en la revista Epidemiology encontró que la gente que seguía una dieta sin gluten tenía el doble de arsénico en sangre que el que tenía el grupo de control y también elevados niveles de mercurio. Se cree que la causa es que muchos de los productos sin gluten están elaborados con arroz (harinas de arroz), que tiende a contener esas sustancias tóxicas en cantidades elevadas.

Tóxicos aparte, los productos sin gluten elaborados a partir de granos nunca han sido una opción saludable. La mayoría son productos extremadamente procesados, tienen todavía más carbohidratos y tienen índices glicémicos superiores a los productos cuya base es el trigo. Un índice glicémico elevado genera picos de azúcar en el organismo, que tiene que liberar insulina para hacer que éste vuelva a nivel normal. Si este proceso se repite en el tiempo, el páncreas acaba sufriendo. Además, muchos de estos alimentos contienen grandes cantidades de azúcar y otros ingredientes poco sanos, como el aceite de colza o el aceite de palma.

Sólo porque los productos procesados tenga el sello “sin gluten” no significa que estos sean buenos para ti… y ¡puede que sean incluso más perjudiciales!

Esto no quiere decir que los productos que contienen trigo sean buenos. Siguen siendo poco sanos, pues contienen gluten, una proteína difícil de digerir que puede causar enfermedades auto-inmunes, alergias y otros problemas. ¡La gente que es celíaca directamente debe evitarlo!

Cabe destacar también que, además de metales tóxicos y el gluten, los granos contienen cantidades significativas de grasas poliinsaturadas. Cuando el núcleo del grano es procesado, estas grasas se empiezan a oxidar de manera rápida y contribuyen a un desequilibrio en la grasa que tiene el cuerpo (demasiado Omega 6) y también a estrés oxidativo por la liberación de radicales libres.

En Waiki siempre recomendamos que la gente que busque una alimentación sana se centre en eliminar toda la comida procesada basura, incluyendo la que lleve etiquetas “Sin gluten”, para así poder encontrar el punto óptimo de tolerancia a los carbohidratos. Comiendo hidratos como los que mencionamos, el cuerpo tiene que producir más insulina, que promueve la acumulación de grasa y la utilización de azúcar como energía, a costa de la quema de grasa. Esta es una de las razones principales por las que los granos procesados son un contribuyente significativo a la epidemia de obesidad.

A nosotros, que también queremos darnos caprichos de vez en cuando, nos gusta hacer panes tartas, pancakes y todo tipo de postres, usando alternativas mucho más saludables como la harina de almendras o de coco. ¡Salen riquísimos y no generan los problemas descritos antes! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *